top of page
  • Writer's pictureCristina I. Rivera Chinea

How Real Estate Agents Build Stronger Communities

We are a vital link within our community. Real estate agents possess a deep understanding of the community, and the information we hold can be incredibly valuable in fostering connections. Let me explain how and why.


We know details ranging from a family's preferred dish soap to who holds the decision-making power in property transactions. Our role extends beyond service; we operate in an industry built on trust. Our actions can significantly contribute to the common good. We have insights into what people like and dislike, what they need, and what should be done. We understand the intricate ecosystems of people’s cultures, their needs, and especially their preferences.


We are present in one of the most important decisions a person makes—the reasons behind their choice of residence, and why they might choose to move or relocate. We capture subjective aspects that no other professional in the industry could grasp.

A skilled agent knows where potential community connections can be made. To put it into perspective, imagine being able to quantify among your clients how many recycle, what motivates or demotivates them from recycling, or knowing which sales are driven by health reasons. Proximity to hospitals is a common reason for customer relocation.

On a more practical level, we know about clients who are moving and wish to give away everything due to the end of a relationship or even death. We act as a bridge for such connections. Imagine being able to link a family in need at a crucial moment with another that is letting go of possessions due to a move. We hold a social responsibility that we must exercise wisely.


Here’s an anecdote: during one of my closings, there was a dispute over gym equipment—a treadmill and a bicycle. Neither the seller nor the buyer wanted them, nor did they want the responsibility of disposing of them. Fortunately, I managed to arrange for their transportation. I gave the bicycle to a person with a heart condition who still uses it extensively, and the treadmill to someone who, four years later, still finds it very useful. This is what I mean. I've had similar experiences with furniture, kitchen items, books, hospital equipment, beds, and more.

We have an immense capacity to help while solving problems. Knowledge is power, and using it for good benefits society.


In day-to-day life, we agents know where to find hospitals, pharmacies, laundromats, shoe stores, supermarkets, restaurants, postal services, and even the most secluded spots. We are familiar with the quality and cost of utilities like water and electricity, internet providers, solar panels, generators, and water tanks; not to mention auto mechanics, as well as the need for parking in some residential or tourist areas. We're also knowledgeable about the financial landscape, including the locations and offerings of commercial banks.

In conclusion, real estate agents are a repository of information, and compiling and leveraging this knowledge could greatly benefit Puerto Rico. Let's start today—count on your real estate agent or seller to be part of a chain of events that benefits you and the community!



Somos fuente de información y comunicación única en nuestra comunidad.  

Los corredores de bienes raíces somos los mejores conocedores de la comunidad y la información que poseemos puede ser de gran relevancia y ayuda si fomentamos el ser un eslabón para crear conexiones, te explico cómo y por qué.


Nosotros conocemos desde el tipo de jabón de platos que utiliza una familia hasta quién tiene el poder decisional en una transacción de compra o arrendamiento de una propiedad. Tenemos información privilegiada y muy confidencial, porque más que una industria de servicio somos una industria de confianza. Nuestras acciones pueden ser muy útiles y cruciales para un bien común. Es que nosotros sabemos lo que gusta, y lo que no, lo que se necesita y lo que se debería hacer. Somos los mejores entendedores de ecosistemas de culturas de personas, de sus necesidades y más aún de sus preferencias. 


Estamos presentes y somos parte de una de las decisiones más importantes que toma un ser humano y el por qué detrás de esa decisión. El por qué del lugar que escogen residir y por qué la migración o transferencia de lugares.  Nosotros podemos capturar aspectos subjetivos que jamás ningún otro profesional en la industria tal vez podría conocer.

El buen corredor conoce donde puede haber un potencial enlace para colaborar en una comunidad. Para darle objetividad al tema, aquí algunos ejemplos;


¿Imaginas poder cuantificar dentro de la muestra de tus clientes la cantidad de personas que reciclan, qué los motiva o desmotiva a reciclar? o imagina saber qué tipo de venta está motivada por razones de salud.  La cercanía a hospitales es una razón común de la migración de los clientes.


En un nivel más práctico, sabemos sobre el cliente que se muda y desea regalarlo todo por la culminación de una relación de pareja o de hasta una muerte. Somos el puente de tantas conexiones. Imagina ser el puente entre una familia necesitada en un momento crucial y otra que, durante una mudanza, se desprende de sus pertenencias.  Tenemos en nuestras manos una responsabilidad social que debemos ejercer adecuadamente.


Les cuento una anécdota, en uno de mis cierres hubo una disputa por un equipo de gimnasio, una trotadora y una bicicleta. Por su naturaleza unos equipos pesados que ni vendedor ni comprador los deseaba y tampoco deseaba comprometerse a desecharlos. Afortunadamente conseguí la transportación y la bicicleta se la regalamos a una persona con padecimiento cardíaco que al día de hoy la utiliza muchísimo y la trotadora a otra persona que luego de 4 años aún me consta le ha producido una mejor salud y estilo de vida. A esto me refiero. De igual manera me ha pasado con muebles, elementos de cocina, libros, equipo de hospitales, camas  y recientemente con la donación de juguetes entre otros. 


Tenemos una capacidad incalculable de ayudar a la vez, que resolvemos problemas y vendemos propiedades.  El conocimiento es poder y si lo utilizamos para un bien es una ganancia para la sociedad.  


En un aspecto más cotidiano, nosotros los corredores sabemos dónde están los hospitales, farmacias, lavanderías, zapaterías, supermercados, restaurantes, servicios postales, entre otros y hasta los lugares más recónditos.


Conocemos desde la calidad y costo de agua y de luz, proveedores de internet, placas solares, plantas eléctricas, cisternas; sin olvidar de mecánicos de autos, al igual que la necesidad de estacionamiento en algunas áreas residenciales o turísticas. Además de en el ambiente financiero la localización y ofertas de bancos comerciales y hasta las oficinas de gobierno y menesteres de mudanzas entre muchos otros.


En fin, los corredores somos un testamento de información y sería una gran tarea recopilarla y ver cómo nuestro conocimiento es utilizado para un mejor Puerto Rico. Comencemos hoy, ¡cuenta con tu corredor y/o vendedor de bienes raíces para ser parte de una cadena de sucesos en favor tuyo y de la comunidad!

Comments


bottom of page